PUNTA Y TACO ESCUELA DE BAILE

“La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón”
Howard Hendricks


Dana Matl (República Checa)

Dana Matl (República Checa)



Llegué a Punta y Taco por recomendación de otro estudiante, y la experiencia me encanta absolutamente! Fui principalmente para mejorar la habilidad de bailar salsa, ponerme en ritmo, y tener más confianza cuando salgo a bailar. Desde la primera clase, me sentí muy bienvenida y cómoda. Me di cuenta que había una comunidad vibrante de estudiantes quienes salen a bailar varias veces al mes. Mis clases con Jorge están llenas de nuevos pasos, y estructura las clases para mi nivel. Puedo notar mi progreso, las clases siempre son divertidas y nos reímos mucho. Además, estoy profundizando la conexión con el movimiento de mi cuerpo, y aprendiendo el diálogo sutil entre dos personas que cataliza el baile. Las clases traen una alegría especial a mis semanas y me siento muy motivada a bailar más!


Whitney Cox (Estados Unidos)

Whitney Cox (Estados Unidos)



La escuela de Punta y Taco tiene una formación muy especial, combinando el enfoque en la técnica con la sabrosura del baile suelto. Con Jorge he aprendido a mezclar todos tipos de salsa: caleño, neoyorquino, cubano, ¡para poder lucir y gozar cada día más! El énfasis que ponen sobre el poder bailar bien independiente de lo que hace la pareja es único, y añade algo muy especial al baile. Se los recomiendo al 100%.


Anna Lokaj – (Francia)

Anna Lokaj – (Francia)



Bailar salsa no consiste sólo en dejarse llevar por un ritmo latino. Soy una francesa de 36 años, me llamo Anna, y tuve que trabajar mucho mi técnica, repetir pasos diferentes que sin embargo se parecen, encontrar mi propio estilo, realizar giros con una buena posición y postura, para bailar con un toque de sabor.

 

Lo logré gracias a un buen acompañamiento, que personalmente encontré en Punta y Taco.

 

La escuela nos ofrece un aprendizaje preciso y adaptado en función de los origines y conocimientos de cada uno.

 

Qué alegría es sentir que se puede aprender a bailar sin importar la edad o los antecedentes.

 

Hace casi un año y medio que empecé a tomar clases en Punta y Taco. El resultado es mas que positivo ya que no me siento insegura cuando me invitan a bailar, y a veces soy yo que invito.

 

Bailo de manera libre, sin pensar en mis pasos, eso también es un éxito comparado con el año pasado cuando bailaba contando durante cada canción… 1,2,3 cua…

 

Los profesores de Punta y Taco me enseñaron a bailar, pero también a amar la música, a vivir con ella.

 

Puedo concluir diciendo que ahora, el baile hace parte de mi vida, y me toca seguir aprendiendo, ya que no puedo parar.


Sergio de Marco (Italia)

Sergio de Marco (Italia)



 

Llegué a Punta y Taco sin conocer el sentido del baile y con una pésima relación con mi cuerpo. Sin embargo el equipo de Punta y Taco y en especial Gloria supieron con su profesionalismo y paciencia sacar el salsero que se escondía en mí.


Ahora me siento como el rey de la pista. Gracias.


Mauricio Quintero

Mauricio Quintero



Se vive en un ambiente familiar que aparte del baile, la rumba y la percusión, acoge a vecinos y extranjeros con un ambiente cálido en la fría Bogotá.

Con el ánimo de disipar la tensión de una vida llena de estrés, y tratando de combinar esto con la pasión de larga data por la salsa, encontré un video en la red de Jorge Orozco haciendo una demostración de salsa estilo caleño con una alumna. En ese momento supe que Punta y Taco seria mi escuela.

Y así fue, ya con algo de bases por lo menos rítmicas, inicié mis lecciones de salsa y comprendí que lo que había era camino por recorrer, pues no es lo mismo moverse con ritmo que tener una técnica depurada y, más que todo, poder combinar estilos de baile. Fue entonces cómo empecé mis primeros pasos, vueltas y shines, obviamente de salsa colombiana para posteriormente recibir una pizca de salsa en línea y casino. Desde entonces se nota el cambio en posición corporal, los repiques y slides son ya comunes en mi forma de bailar, y eso sin mencionar un poco de historia aprendida acerca de la música tropical. Lo anterior se vive en un ambiente familiar que aparte del baile, la rumba y la percusión, acoge a vecinos y extranjeros con un ambiente cálido en la fría Bogotá.

 


Catherine Kendler (Canadá)

Catherine Kendler (Canadá)



Tomo clases en varias academias, pero en Punta y Taco he aprendido algo que no me enseñan en ninguna otra parte: la improvisación. Esto es lo que realmente me ha permitido sentirme cómoda y competente cuando salgo a bailar los fines de semana. Además las explicaciones que da Jorge son muy claras, se adapta a mis necesidades y siempre me divierto un montón con él. 


Jorge

Jorge



Tras un mes y medio bailando en Punta y Taco, solo me arrepiento de no haberme apuntado antes.

Tuve la suerte de encontrar esta maravillosa academia a los pocos meses de llegar a Bogotá, cuando decidí que ya era hora de aprender a dar unos cuantos pasos. Yo partía de un nivel principiante, muy básico, y mi primera barrera había sido siempre la vergüenza del “no saber”.

Pero nada más empezar la primera clase pude respirar esa confianza que cualquiera necesita cuando empieza a aprender algo.

La posibilidad de escoger horarios a mi medida, la paciencia de Gloria para enseñarme a un ritmo totalmente personalizado gracias a su pasión por la música y por el baile y, por otro lado, las “prácticas” –así llamamos a esos lunes y viernes por la noche cuando bailamos alumnos y profesores todos juntos- hicieron que esta experiencia se convirtiese en mi mayor y mejor recomendación dentro de todo Bogotá.

¡Gracias, gracias, gracias, y hasta pronto amig@s!